Últimas publicaciones
Image Alt

Crowdfunding o financiamiento colectivo ¿qué es y por qué es importante?

Crowdfunding o financiamiento colectivo ¿qué es y por qué es importante?

Imagine el siguiente escenario, usted es un dedicado creador de contenido para múltiples plataformas virtuales. Acaba de terminar los detalles para su último proyecto, el cual desea traducir en un producto audiovisual que impacte en sus seguidores y le permita darse a conocer aún más. Sin embargo, ya viene pagando un préstamo y acaba de sobregirar su última tarjeta de crédito. Ante este hecho la frustración y desolación de saber que no podrá continuar con su proyecto pueden parecer inevitables.

Esto es justamente lo que le ocurrió a Jack Conte, un joven músico estadounidense quien, mientras preparaba un nuevo video musical a principios de 2013, notó que a pesar de que sus vistas en plataformas como YouTube fueran elevadas, el dinero que recibiría por ellas no podría justificar toda la labor invertida. Con ello, concluyó que no podía ser el único en esa posición. Así volcó toda su energía en la creación de Patreon, una plataforma de crowdfunding que nació en mayo de ese mismo año, permitiendo a todo tipo de creadores de arte, contenido digital, periodistas, investigadores, innovadores, etc. obtener una línea de financiamiento estable para sus proyectos.

¿Qué es?

Tal como ocurrió con el caso de Jack, y su ampliamente conocida plataforma Patreon, el modelo de crowdfunding ha representado una gran alternativa de financiamiento para miles
de personas que desean materializar una iniciativa de diversa índole. Dicho ello, resulta pertinente preguntarnos ¿qué es el modelo crowdfunding y qué implica exactamente?


Como su nombre lo sugiere, este es un modelo de financiamiento colectivo, el cual ha sido posible gracias al avance de tecnologías de comunicación y también aquellas que facilitan
la transferencia de dinero. Es en tal sentido que desde un informe publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (2016) se le considera un subsector de la industria fintech, ya
que este modelo se ha desarrollado a través de plataformas que utilizan medios electrónicos para hacer coincidir la oferta de los inversores o donantes con la demanda de
fondos, representados por promotores (personas o empresas) que tienen proyectos específicos para ser financiados.


En el modelo de crowdfunding más simple, la demanda y la oferta de fondos se comunican a través de una “convocatoria abierta”. Los promotores generalmente en las redes sociales
a través de una «campaña» publican tales necesidades de financiamiento. La convocatoria abierta significa que cualquier persona con acceso a Internet, ya registrada en la plataforma,
puede promover un proyecto mediante una campaña que a menudo contiene una descripción y una representación visual del proyecto.

¿Para qué sirve?

Por lo dicho hasta este momento, se podría creer que el crowdfunding es un método digital para recaudar donaciones, sin embargo expertos en esta materia como Teresa Rodríguez
de las Heras (2013), investigadora de la Universidad Carlos III de Madrid, identifican hasta cuatro modalidades de financiamiento que hacen parte del modelo crowdfunding:

  1. Crowdfunding basado en donaciones: Este modelo de crowdfunding está dirigido a facilitar la recaudación de fondos para proyectos sociales. Se sustenta en aportaciones en forma de donativos para apoyar, sin ánimo de lucro, proyectos específicos de ayuda social.
  2. Crowdfunding basado en recompensas: En esta modalidad los usuarios contribuyen al financiamiento de un proyecto específico con aportaciones económicas (de cuantía
    variable pero típicamente reducida) a cambio de una “recompensa”. Así la contribución puede ser el valor simbólico por algún beneficio a recibir en el futuro o un pago adelantado por un bien o servicio. Esto es posible en plataformas como Patreon.
  3. Crowdfunding basado en préstamos: Esta se construye sobre operaciones de préstamo entre un grupo de usuarios (prestamistas) y los promotores de un proyecto en
    busca de financiamiento. Se presenta en diferentes formatos según la función desempeñada por el intermediario (gestor de la plataforma de crowdfunding) y las condiciones económicas de los préstamos.
  4. Crowdfunding basado en participación accionaria: También llamado crowdinvesting, este modelo consiste en la financiación en masa de proyectos mediante la participación
    en el capital de la sociedad promotora.


Tal como se pudo advertir desde el ejemplo narrado al inicio, el crowdfunding ha demostrado una gran relevancia como mecanismo de financiamiento para cientos de proyectos que no serían apreciados por el sistema financiero tradicional. Pero además, investigadoras como la ya mencionada, destacan que, en caso de contar con un adecuado diseño en la plataforma, el crowdfunding puede significar además la creación de un ecosistema de interacción capaz de potenciar el ciclo de innovación, la fidelización y la toma de decisiones.


En tal sentido, una inteligente implementación de cualquiera de las cuatro modalidades de crowdfunding permitiría, además de captar fondos, detectar nuevas ideas, poner a prueba proyectos piloto, indagar en mercados potenciales para nuevos productos, obtener feedback o recomendaciones para agilizar los procesos de innovación, gestionar una cartera de clientes y personalizar las estrategias publicitarias.

(*) Artículo co-escrito por Oscar Montezuma, director de Niubox y Jordi Sardá, ex niuboxer y consultor académico de Niubox.


Niubox es una consultora de servicios legales en tecnología y negocios digitales, consultoría estratégica en asuntos públicos y regulatorios e innovación legal con operaciones en Perú y Ecuador. Conoce nuestros servicios en fintech, blockchain, criptomonedas, legaltech, techlaw, protección de datos personales, ciberseguridad, transformación digital, telecomunicaciones, competencia, consumidor y propiedad intelectual. Si te interesa saber más sobre nuestros servicios escríbenos a contacto@niubox.legal

Referencias:

● Rodríguez de las Heras, Teresa. (2013). «El crowdfunding: una forma de financiación colectiva, colaborativa y participativa de proyectos», en Pensar en Derecho N° 3.
Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. Véase en: http://www.derecho.uba.ar/publicaciones/pensar-en-derecho/revistas/3/revista-pensar-enderecho3.pdf#page=99
● Herrera, Diego. (2016). Alternative Finance (Crowdfunding) Regulation in Latin America and the Caribbean. A Balancing Act. Inter-American Development Bank. Véase en:
https://publications.iadb.org/publications/english/document/Alternative-Finance-(Crowdfunding)-Regulation-in-Latin-America-and-the-Caribbean-A-Balancing-Act.pdf

Publicar un Comentario

X