Criptomonedas ¿realidad o ficción?

Son pocos los sucesos de reciente data que hayan generado niveles de exaltación e inquietud como los que producen las criptomonedas. Sin embargo, basta con retroceder algunas décadas para encontrar otro acontecimiento equiparable; nos referimos a la masificación del Internet desde 1993 y el fin de la burbuja “Dot Com” en el año 2000. Si bien fueron múltiples los factores que empujaron su auge y caída, uno de los más importantes se registra en el año 1995, cuando el navegador web Netscape ingresó a la bolsa de valores, alcanzando una valoración de 2.9 mil millones de dólares en menos de 1 año.

El “milagro” del Internet ya no solo estaba en la comunicación, sino también en poder crear millonarios de la noche a la mañana. Fue en este mismo periodo en donde nacieron empresas como eBay o Amazon, sin embargo no todas las compañías “dot com” ofrecían un modelo de negocio capaz de generar la rentabilidad esperada (e incrementada por el entusiasmo), e incluso ante el incesante ingreso de fondos muchas de estas gastaron casi todo su financiamiento en publicidad, fiestas y espectáculos que no aportaban ningún valor real a sus operaciones. 

Tal como advertían analistas y autoridades, la burbuja reventó precipitando la quiebra de cientos de empresas “dot com”. El surgimiento de la web3 soportada en tecnologías como blockchain nos ha puesto nuevamente sobre la mesa la duda de si el mundo de los criptoactivos seguirá una suerte similar.

● ¿Qué son y cómo funcionan ?

Mucho se ha comentado sobre el fenómeno, respecto del cual, a pesar de su reciente aparición, ya se identifican varios factores comunes que nos permiten entender a las criptomonedas, según resalta el catedrático chileno Agustín Barroilhet (2019), como archivos de datos diseñados para cumplir las funciones típicamente asignadas al dinero y, por lo tanto, ser utilizadas como un medio de transmisión de valor.

En otras palabras se podría decir que es una moneda cuya existencia es puramente virtual, la cual se sustenta en mecanismos de criptografía para adquirir algunas de sus características fundamentales y para proteger las transacciones. Las criptomonedas carecen de una entidad central que opere como un ente regulador (ej. Bancos Central de Reserva), sino que se construye sobre un gran sistema de registro de transacciones descentralizado llamado blockchain que, por su diseño, brinda la confianza y seguridad que típicamente brindan los organismos centralizados.

En cuanto a sus principales características podemos tomar como referencia aquellas destacadas por los investigadores y catedráticos Wolfgang Härdle, Campbell Harvey y Raphael Reule (2020); quienes señalan que las criptomonedas resaltan por ser un medio digital de intercambio de valor, a través de mecanismos peer-to-peer (entre iguales), de código abierto, descentralizado, protegido a través del cifrado criptográfico y operado sobre el Blockchain, un un sistema de registro de transacciones descentralizado.

● ¿Para qué sirve?

Para entender su utilidad podemos pensar en casos como el de hoy la famosa criptomoneda Bitcoin, la cual pretende ser un medio de transferencia de valor, que permita registrar mediante un sistema de contabilidad distribuida (blockchain) la información sobre cada transacción, de manera que esta información no pueda ser modificada y, al mismo tiempo, pueda ser observada por todos los usuarios de la red.

Es gracias al funcionamiento de esta y otras criptomonedas que podemos identificar su enorme potencial, ya que todas operan de manera: 

  1. Descentralizada, es decir en vez de usar la supervisión de un actor central, se hace a través de cada una de las computadoras (nodos, mineras o validadoras) que conforman la red del blockchain.
  2. Pública, ya que cada transacción, registrada con mecanismos de cifrado, puede ser consultada por cualquier computadora que se sume a la red. 
  3. Inmutable, en tanto una vez se inscriba una transacción, dicho registro no podrá ser eliminado o alterado.
  4. Automática, ya que para que las transacciones se registren los nodos de la red seguirán las instrucciones prescritas por el protocolo, desarrollado por los programadores de la Blockchain en cuestión.

No obstante lo dicho, no podemos perder de vista que, desde su nacimiento, las criptomonedas prometían ser un medio alternativo para el intercambio de valor sin intermediarios y sin la necesidad de confiar en instituciones centrales (ej. Bancos); a pesar de ello actualmente este sistema ha sido principalmente aprovechado por el mercado de la especulación. Esto ocurre en tanto la altísima volatilidad en sus precios le restan credibilidad como un medio de intercambio de valor, pero agregan potencial como una forma de inversión de alto riesgo. Ahora bien, como indica Kevin Rosse (2022), tales características nos llaman a observar algunos efectos de las criptomonedas para tener un mejor panorama de su papel en la economía del siglo XXI.

En primer lugar, aunque aún no sea el medio más popular para transferir valor, es indudable que las criptomonedas se han convertido en una importante fuente de valor de cambio e inclusión, sobre todo financiera. 

En segundo lugar, debemos tomar nota de la importancia que un marco regulatorio flexible y alineado con la innovación puede tener para la consolidación y evolución de las criptomonedas y los cripto activos en general. La promesa de la web3 como una evolución del Internet de la información a un Internet más transaccional hace necesaria una discusión abierta y pronta del marco regulatorio a fin de poder aprovechar el enorme potencial de la tecnología blockchain.

(*) Artículo co-escrito con Jordi Sardá, ex niuboxer y consultor académico de Niubox. 


Niubox es una consultora de servicios legales en tecnología y negocios digitales, consultoría estratégica en asuntos públicos y regulatorios e innovación legal con operaciones en Perú y Ecuador. Conoce nuestros servicios en fintech, blockchain, criptomonedas, legaltech, techlaw, protección de datos personales, ciberseguridad, transformación digital, telecomunicaciones, competencia, consumidor y propiedad intelectual. Si te interesa saber más sobre nuestros servicios escríbenos a contacto@niubox.legal 

Referencias:

  • Barroilhet Díez, Agustin. (2019). Cryptocurrencies, economic and legal aspects. Revista chilena de derecho y tecnología, 8(1), 29-67. Véase en: 
https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?pid=S0719-25842019000100029&script=sci_arttext&tlng=en
  • Härdle, W. K., Harvey, C. R., & Reule, R. C. (2020). Understanding cryptocurrencies. Journal of Financial Econometrics, 18(2), 181-208. Véase en:
https://arxiv.org/pdf/2007.14702.pdf

Compartir

Niubox

Legal | Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *